Doudous para bebés

Dudús para bebés, los peluches con los que conciliar el sueño

Si les preguntásemos a los bebés cómo prefieren dormirse, lo más seguro es que la mayoría respondiesen que en brazos de mamá o papá. ¿Hay mejor sensación que la de sentir el calorcito y el olor de mamá cuando se está conciliando el sueño? Para un recién nacido seguro que no.

Pero como esta opción no siempre es posible, muchos de ellos elegirían el dudú como el mejor sustituto. Algo tendrán de especial estos muñecos para dormir para que los bebés los conviertan pronto en sus mejores amigos y no quieran separarse de ellos.

¿Qué son los dudús para bebés?

La palabra “doudou” proviene del francés y significa dulce, suave.

Un dudú, por tanto, es una mantita o muñeco de apego con el que el bebé creará un vínculo emocional. Para él, se convertirá en un elemento imprescindible no solo para conciliar el sueño, sino también para sentirse reconfortado cuando se sienta lejos de su zona de seguridad: los brazos de papá y mamá.

Los dudús les hacen estar más calentitos, apoyan su cabeza sobre ellos, le acarician y reciben por su parte una sensación de calma y tranquilidad.

Dudú rana

Dudú tejón

Dudú conejo


¿Para qué sirven los dudús de bebé?

La función principal del dudú es aportar compañía, confianza y protección al recién nacido cuando no está en los brazos de sus padres.

Los expertos hablan de ellos como objetos transicionales, es decir, les ayudan a hacer la transición entre estar siempre con mamá y papá, y empezar a pasar ratos solos. ¿Por qué? Porque tienen la capacidad de tranquilizar a los bebés y calmar su ansiedad cuando los sienten cerca o apoyan la cabeza sobre ellos.

De esta forma se enfrentan mejor a uno de sus grandes miedos, la soledad. Gracias al dudú, tu bebé dejará de sentirse solo por la noche o en cualquier otro momento del día. Siempre podrá contar con él para sentir cerca un objeto familiar y calmarse.

De hecho, en muchas guarderías ya te piden que les lleves un dudú o muñeco de apego para los momentos de angustia o desconsuelo.

A las futuras mamás os recomendamos dormir una semana con él, para que cuando el dudú entre en posesión del bebé, reconozca ese olor inconfundible y su poder entre en acción.

Aunque los dudús para bebés son un regalo estupendo, la realidad es que no empezará a prestarle atención hasta los cuatro meses, y su función de apego no empezará a desarrollarse hasta los ocho meses.

Lo normal es que a los seis años, como muy tarde, el niño haya dejado de necesitar su muñeco de apego para calmarse, aunque hay peques que llenan el vacío que deja el dudú con otro tipo de peluches con los que duermen cada noche.

¿Dónde comprar los dudús para bebé que mejor se adapten a él?

Existen múltiples tipos de dudús para bebés en el mercado. En nuestra tienda podrás encontrar los dudús más bonitos y suaves, de animales y de diferentes tamaños. Pero, antes de elegir el mejor dudú para tu bebé, es importante que tengas en cuenta algunos aspectos.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprar un dudú de bebé?

La forma

La mayoría de los dudús para bebés son planos y con forma de animalito, o bien llevan una mantita cogida a una cabeza de animal.

Puedes elegir el que más te guste a ti o a tu bebé, aunque en ocasiones será necesario que pruebes con varios tipos de dudús hasta dar con el que más relaja a tu bebé y consigue generar apego.

Por lo general, cuanto más sencillo sea el dudú, mejor. Los colores suaves ayudan a relajar a los peques y, cuantos menos adornos lleven, más fácilmente se tranquilizarán.

 

Dudú elefante

Dudú oca

 

El material

El tejido con el que están fabricados los dudús para bebés es muy importante.

Nosotras os ofrecemos dudús de algodón orgánico que, además de ser los favoritos de los bebés, el planeta lo agradece; igualmente, los papis se quedan más tranquilos porque evitan riesgos de alergias.

También, tenemos dudús de peluche supersuaves y con forma de animales, los compañeros perfectos de viaje para tu pequeño.

El tamaño

El dudú debe tener un tamaño que nos permita guardarlo fácilmente en la bolsa del carrito o en cualquier maleta, porque os aseguramos que va a ser un imprescindible para viajar.

De hecho, muchas familias recomiendan comprar un dudú igual y tenerlo de repuesto, por si se pierde.

La seguridad

Lo más importante es que este objeto de apego para dormir sea seguro para el bebé. Es un producto de puericultura, por lo que no debe tener elementos con los que se puede atragantar, como ojos, botones o etiquetas.

Lavable

Ten en cuenta que tu peque querrá llevarlo a todas partes y se lo meterá en la boca. Por tanto, cuanto más limpio, mejor.

Os recomendamos que el dudú se pueda lavar en la lavadora. Agradecerás poder limpiarlo de la forma más cómoda y rápida posible.

Esperamos que nuestros dudús para bebés se conviertan en los mejores amigos de vuestros pequeños