BLOG

Carta a Los Reyes Magos

Carta a Los Reyes Magos

Por Patricia Gassó, educadora y psicóloga infantil.

Quedan pocos días para Navidad, y muchos de vosotros ya habréis experimentado la magia de sentaros con vuestros hijos/as a escribir la carta a Los Reyes Magos de Oriente. Un momento tan puro y lleno de inocencia que hasta los más mayores vuelven a sentirse unos niños.

Después de un largo año de pandemia, parece que volvemos a la normalidad de puntillas, con muchas ganas de celebrar la Navidad rodeados de nuestra familia y amigos.

Así que pensando en ¿qué es lo mejor que pueden traer los Reyes Magos este año?, os he escrito a todos vosotros, mamás y papás, cinco cositas que no pueden faltar en una carta escrita desde la inocencia de un niño y la responsabilidad de un adulto.

¡Espero que os guste!

Pasar tiempo en familia

En esta época tan mágica del año, es importante asegurar ratitos de calidad en familia, ya que durante el año es complicado dedicar tiempo a los pequeños de la casa.

Por tanto, aprovechemos las fiestas para sentarnos a comer juntos, escribir postales de Navidad, pasear por las calles iluminadas, alargar las mañanas en pijama, tomar el momento del baño con calma para seguir jugando, descubrir nuevos parques y rincones, o salir a jugar con la nieve.

Os aseguro que vuestro TIEMPO es el mejor regalo que podéis hacer a vuestros hijos/as, y el tesoro más preciado que guardarán en su cajita de recuerdos.

Mantener la magia y fomentar su imaginación

Ir a ver la cabalgata, poner los zapatos debajo del árbol o dejar leche y galletas para Sus Majestades y los camellos son algunas de las tradiciones que hacen de la noche de Reyes una de las noches más mágicas y especiales del año para toda la familia.

Los niños se llenan de ilusión al imaginarse a los Reyes Magos o a Papá Noel entrando en su casa para dejar los regalos. La fantasía, la ilusión y la imaginación son elementos esenciales para el desarrollo emocional de los niños.

Hasta los siete años aproximadamente, los niños mezclan fantasía y realidad continuamente. Esto les permite poco a poco ir entendiendo el mundo que les rodea y adaptarse a él de forma saludable y adecuada en cada etapa evolutiva.

Por ello, os animo a hacer de estas fechas unos días mágicos donde todos podamos dejar volar la imaginación.

Carta a los Reyes Magos estas Navidades

Darle un sentido

Yo siempre recomiendo integrar esta magia en un contexto real donde los niños puedan ir entendiendo el porqué de esta tradición.

A los niños les encanta y necesitan saber el porqué de las cosas, y es bueno dar respuesta a sus preguntas para que entiendan de dónde viene toda esta sucesión de eventos que pueden ser mágicos y fascinantes.

Los cuentos pueden ser una gran herramienta para ello, aunque también podemos explicárselo nosotros de manera sencilla y adecuada a su edad.

Educar en valores

Estas fechas son una gran oportunidad para reforzar valores y hábitos en los más pequeños de la casa.

Compartir juguetes

Compartir los juguetes, valorar lo que tenemos, disfrutar de las pequeñas cosas, reforzar el vínculo entre hermanos o recoger los juguetes son algunas de las cosas que podemos potenciar estos días.

Regalar con sentido

Escribir la carta a los Reyes Magos conlleva una gran responsabilidad. Si tenemos en cuenta que jugar es la forma favorita que tiene el cerebro de aprender, a la hora de elegir los regalos, es importante asegurarnos de que los juguetes:

Sean adecuados para su edad

No nos adelantemos con juguetes que aun no saben usar porque a los mayores nos hace ilusión. Todo llegará.

Sean de su interés

Si no hay diversión, no hay juego.

Sean sencillos y seguros

Con juguetes sencillos conseguimos que el niño se convierta en el protagonista del juego y dejamos más espacio a la imaginación y creatividad.

Estén hechos de materiales sostenibles

Además de ayudar a preservar el planeta, usar materiales que provienen directamente de la naturaleza ayuda a los niños a entender la relación entre la naturaleza y la producción de objetos cotidianos.

Acompañen y potencien su desarrollo

Este punto es muy muy importante. Antes de comprar un juguete, pensemos qué le va a aportar al niño en su desarrollo.

Navidades en familia

A muchos de vosotros os surgen dudas en estas fechas: ¿qué juguetes son los más adecuados? ¿cuántos juguetes regalar? ¿qué hay de los juguetes con pilas?

Y mi respuesta siempre es la misma: ¡más no es igual a mejor! Os recomiendo elegir siempre calidad antes que cantidad.

Los niños no necesitan muchos juguetes para entretenerse ni para tener sus mejores Navidades. Una gran cantidad de juguetes disminuye la calidad del juego, dado que dispersa su atención. Es bueno partir de los intereses y gustos del niño a la hora de elegir los juguetes, pero siempre pensando en qué pueden aportar en el desarrollo.

Personalmente, prefiero mil veces los juguetes sencillos a los juguetes con luces y sonidos. El objetivo es que el niño se convierta en el protagonista del juego, y ofreciendo juguetes con pilas, es decir, con luces y sonidos, conseguimos que se convierta en un mero espectador.

Por último, si después de Reyes nos damos cuenta de que tenemos demasiados juguetes, ¡que no cunda el pánico! Os recomiendo que los guardéis y los vayáis sacando y cambiando por otros, cada 15 días aproximadamente. Lo óptimo para favorecer el juego es que el niño no tenga más de tres juguetes a su alcance. De este modo podrá concentrarse y prestar una mayor atención a lo que tiene delante.

¡Recuerda que lo mejor que puedes regalar a tu hijo es tiempo de calidad contigo!